Etiquetas

, , ,

Ejemplos como éste nos encontramos los maestros todos los días en el aula, en un primer momento te descolocan, piensas: “no puede ser”, pero cuando los recuerdas y, sobre todo, cuando das el “problema” por solucionado, cuando has conseguido que el alumno aclare las ideas, este tipo de anécdotas pasan a ser eso, simples anécdotas, simples, divertidas y las que te hacen seguir en esto de la educación.
Así que esperemos seguir tropezando con estas lindezas que a veces nos dedican los alumnos y que nos hacen salir de la monotonía y la seriedad, a la vez que llenan nuestra memoria de divertidos recuerdos.

Anuncios